Finanzas familiares

La gestión de las finanzas del hogar ya no es un trabajo. Como el padre era quien aportaba los fondos, solía supervisar las finanzas. Hoy, esa responsabilidad se ha descentralizado, y ni el padre ni la madre deben ser los únicos responsables de la administración familiar. En realidad, muchas veces la carga es compartida e involucrar a los hijos en esta tarea es una noción maravillosa.

La educación financiera familiar debe comenzar con los siguientes tres elementos, según la CONDUSEF:

Presupuesto

Aunque pueda parecer sencillo u obvio para algunos, es fundamental que todos los miembros de la familia entiendan conceptos básicos como el de "presupuesto" a la hora de compartir la responsabilidad financiera. Lo que significa esta frase y para qué sirve puede ayudarte a prepararte mejor y, en consecuencia, a tener un mayor control sobre tu patrimonio personal y familiar.

¿Cómo puede beneficiarse de los bienes y servicios internacionales?

Merece la pena dedicar una tarde a investigar y explicar a toda la familia la cartera de productos y servicios del mercado financiero actual. Los créditos, las afores, los fondos de inversión, los seguros y otros productos financieros tienen una finalidad específica. Además, entender cómo se usa y se abusa de ellos puede ayudarte a evitar cometer costosos errores financieros, ya que debido a que estos errores pueden tener repercusiones en la economía familiar.

Finanzas en pareja

Al hablar de dinero, sobre todo con tu pareja, puede ser un tema delicado, pero es importante dejar de lado quién gana más y concentrarse en la gestión del dinero que generan conjuntamente para el hogar. El uso de porcentajes es bastante práctico porque permite designar cantidades específicas de dinero para fines concretos, al tiempo que se mantiene un control total sobre el dinero que entra y a dónde va.

Pagos a los hijos de forma mensual

Muchos padres les resulta más rentable dar dinero a sus hijos a medida que lo necesitan, para mantener el control y porque la cartera se lo pide de vez en cuando, pero darles dinero en una sola vez, de forma mensual, podría enseñarles a gestionar sus finanzas personales de forma adecuada y responsable desde una edad temprana.